lunes, 14 de octubre de 2013

Reynard 91F Street Legal

Poder ser un piloto en la urbe.

Los sueños de un ex piloto de carreras, han provocado lo que parecía casi imposible, la homologación de un vehículo de la Fórmula Ford, para su uso legal en carreteras europeas.

Christian Maier es un ex piloto alemán de 40 años cuya ambición y amor por su antigua herramienta de trabajo, desencadenó una loca idea de la que nadie apostaba que llegara a finalizar: homologar su vehículo de la Fórmula Ford – categoría inferior a la Fórmula Renault y a la Fórmula 3000 – para poder conducirlo por todas las carreteras europeas y seguir siendo así un piloto de carreras por las carreteras urbanas.


Decidido de convertir su Reynard 91F en un vehículo apto para su conducción por carreteras abiertas al tráfico, necesitó el asesoramiento de la entidad reguladora alemana de circulación – que bajo el aviso que iba a ser algo caro – para cumplir su sueño, evitando que su joya de juventud se consumiera en un garaje abandonado a al tiempo y al polvo.

Con unas modificaciones más que obvias – guardabarros, faros delanteros escamoteables, pilotos delanteros y trasero, bocina, freno de mano, etc – el vehículo paso de unos 420 kilogramos iniciales a unos muy pesados 525, decidiendo retirar el viejo motor Ford de 130 CV a un potenciado motor Opel – el del modelo Calibra para ser exactos – de 240 CV, facilitando una velocidad máxima de 250 Km/h.


Las apariciones de Maier por su localidad, tanto a repostar combustible, como a realizar sus tareas domésticas ya han sido reflejadas y fotografiadas por varios medios alemanes.

Galería: Google



lunes, 7 de octubre de 2013

Zimmer Golden Spirit

Vuelta al pasado.

¿Qué hacer cuando se desea conducir un auto de los años 20, con las comodidades de las que ya nos hemos acostumbrados, como el aire acondicionado o la dirección asistida?, firmas como Zimmar – con su modelo estrella Golden Spirit – proporcionan soluciones a personas que desean tener un clásico actual.

No es ninguna sorpresa indicar que cuanto más años tiene un auto, menor es el valor que soporta. Año a año  pasando el tiempo llega un momento en que un coche pasa de ser viejo a convertirse en antiguo y es justo en ese momento, cuando se traspasa esa delgada y efímera línea, en que el valor vuelve a aumentar, sobrepasando en algunos casos – y con creces – el valor originar por el que se adquirió.

Cualquier amante de los autos clásicos que desee conducir su propio vehículo, descubre en un primer lugar lo extremadamente caro que supone adquirir una unidad en un estado adecuado para circular con él sin problema alguno, conducción que bajo el miedo a una posible falla mecánica, se suma el de su dificultad para asegurarlo y encontrar piezas de recambio.

A finales de la década de los años 70´S, en la  soledad Florida, el empresario de la automoción Paul Zimmer junto con su hijo Bob, constituyeron la empresa Zimmer Motorcars, que bajo el diseño original del clásico Duesenberg – famosos autos norteamericanos de los años 20´S –diseñan y fabrican un modelo de autos cuyo diseño neo-clásico, conjugan de manera perfecta el estilo y diseño de principios de siglo, con la alta tecnología de la época.
Modelo Sedan de dos puertas
Fabricado desde el año 1978 y finalizada su producción diez años después – momento que se inicia la fabricación del segundo modelo, el Zimmer Quicksilver – las diferentes versiones coupe y sedán –esta última convertida también en limosina y cabrio – contaban con detalles como sus ruedas blancas, faros redondos y mangueras de escape cromadas, que se asemejan de manera muy precisa, a los vehículos más caros y exquisitos de los “felices años 20”.

A pesar de su diseño clásico, el Golden Spirit contaba con adelantos de la época como elevalunas eléctricos, aire acondicionado, control de crucero e incluso equipo estéreo, el cual no debería ser necesario al disponer del fabuloso rugido que desprendía el motor Ford V8 4.6 de 315 Cv – similar al que disponía el Mustang GTs – con el que contaba la versión coupé del Golden Spirit, o el también V8 de 239 Cv – el cual utilizaban las unidades fabricadas del Lincon Town City – que montaba las unidades sedan.
Unidd coupe con motorización de 315 Cv
Después de un paro en la fabricación a causa de la bancarrota que provocó la mala gestión tras la marcha de la familia Zimmer, su fabricación se reanudó en el año en el año 2001, con la fabricación de hasta cuatro nuevos modelos, como son las tres versiones sedán – tradicional, convertible y con carrocería extendida – más una versión de dos puertas coupé de inspiración deportiva, situándose en un rango de precios que se inician en los 179.000$ USD.
Sedan de cuatro puertas
Es de agradecer que a través de firmas como Zimmer – sin olvidar a la española Hurtan – se pueda contemplar en la actualidad, del característico diseño retro del pasado.

Galería: Google